PORQUÉ EL PILATES NOS AYUDA A PREVENIR Y ENFRENTAR LA DEPRESIÓN

El Pilates es una herramienta excelente para aliviar el estrés psíquico y la depresión. Uno de los principales motivos es que practicar Pilates requiere una gran cantidad de atención y ayuda a sentirse como si se estuviera tomando de nuevo el control de la propia vida. Al trabajar el cuerpo de forma integrada con la mente, se logra la mejora de las condiciones neurofisiológicas.

La depresión es considerada actualmente como uno de los grandes males que afectan a la humanidad. Comúnmente, todos conocemos a alguien que vive o vivió dificultades en relación a esta oscilación de humor.

Sin embargo, el término depresión, en el lenguaje corriente, ha sido empleado para designar tanto un estado afectivo normal (la tristeza), como un síntoma, un síndrome e incluso la manifestación de una o varias enfermedades.

La evaluación clínica del deprimido permite identificar una gama de posibilidades sintomáticas y de alteraciones fisiológicas. Los aspectos que resaltan las características psicológicas y alteraciones fisiológicas que componen el cuadro depresivo afectan a diversas áreas de la vida del paciente, comprometiendo sus actividades personales y sociales.

El ejercicio en general ha demostrado tener efectos muy positivos en personas que sufren de depresión y ansiedad. El método Pilates es un sistema de entrenamiento sencillo, de bajo impacto, que ayuda a los que lo practican a desarrollar la fuerza de la base, la resistencia y la flexibilidad, a la vez que ayuda al deportista a “aliviar” su mente. De hecho, muchas personas han utilizado el Pilates como medio para superar la depresión. Mientras que otras formas de ejercicio pueden ayudar a despejar la mente, el Pilates ayuda realmente a aliviar la mente.

Mucha gente que sufre depresión siente que está perdiendo el control de su vida. Con Pilates es fundamental obligarse a controlar mental y físicamente todos los aspectos del entrenamiento, lo que resulta en una buena práctica mental para ayudarte a controlar mejor tu vida.

Contexto físico y mental de la Depresión

Por abarcar el campo de la salud física y mental, es de suma importancia que el tratamiento de la depresión sea conducido por un grupo multidisciplinar, y algunos aspectos sobre la enfermedad necesitan ser conocidos para que se pueda trazar un plan de tratamiento que tenga en cuenta todo el contexto físico y mental involucrado en este proceso.

Una de las tareas más difíciles en el campo de la salud física y mental es ayudar a quien no quiere ayuda. Es común que haya cierta resistencia del deprimido en aceptar ayuda familiar o profesional para el tratamiento de la depresión por diversos motivos.

La persona puede rechazar ayuda por no reconocerse como enferma, tener miedo de asumir la propia fragilidad ante otras personas y perjudicar su imagen en la convivencia social (trabajo, escuela, familia, amigos).

En este contexto, se observa que el vínculo de confianza entre el enfermo y quien intenta ayudarlo es de fundamental importancia para vencer la resistencia, haciendo que se sienta acogido, amado, respetado y comprendido, lo que conducirá al proceso natural del tratamiento sin perjuicios al paciente.

El método Pilates tiene por objetivo trabajar el cuerpo de forma integrada con la mente, buscando la mejora de las condiciones neurofisiológicas y el reequilibrio de las cadenas musculares, respiración, postura, estabilidad corporal y todo eso ayuda en el tratamiento de la depresión.

La búsqueda de la conciencia corporal ha despertado la necesidad de mejorar la valorización del cuerpo en el ambiente, y los beneficios pueden se reflejan en la imagen exterior e interior del individuo que lo practica.

Además de estos factores, el método Pilates también considera importante la individualidad como forma de abordar al alumno, contribuyendo al estrechamiento del abordaje entre profesional y alumno / paciente, haciéndolo sentirse importante, cuidado y valorado durante el tratamiento de la depresión.

No obstante, la práctica del Pilates por el paciente con cuadro depresivo también puede contribuir en el combate a los síntomas fisiológicos, evitando la fatiga, estrés, dolores crónicos y mejorando la postura y la calidad del sueño.