PILATES, LA MEJOR VÍA PARA CUIDAR NUESTRA COLUMNA VERTEBRAL

Gran parte de nuestra calidad de vida depende de una columna vertebral flexible sana. Joseph Pilates decía que la verdadera edad no radica en los años que tienes o en cómo piensas que te sientes, sino que se mide por el grado de flexibilidad natural del que disfruta nuestra espina dorsal durante toda nuestra vida. En este post te contamos los beneficios del Pilates para la columna vertebral.

Un sinfín músculos trabajan juntos para mover y dar soporte a la columna vertebral. Además de los músculos superficiales, hay capas más profundas de músculos en la espalda que desempeñan un papel importante en el soporte de la columna vertebral. Y los músculos de la espalda no funcionan solos. Trabajan junto con los músculos abdominales.

Uno de los grandes beneficios de Pilates es que está diseñado para promover una columna vertebral sana, fuerte y flexible. En Pilates, los músculos centrales de la espalda y el abdomen están entrenados para proporcionar fuerza y ​​flexibilidad a la columna vertebral.

Hay cuatro curvas naturales en la columna vertebral, las tres que comprenden las zonas cervical, torácica y lumbar de la columna vertebral, así como la curva que forma el sacro y el coxis. Estas curvas proporcionan fortaleza arquitectónica y soporte de la columna vertebral. También distribuyen la presión vertical en la columna vertebral y equilibran el peso del cuerpo.

Cuando todas las curvas naturales de la columna vertebral están presentes, la columna vertebral está una posición neutra. Esta es su posición más fuerte y generalmente la más segura para hacer ejercicio. Cuando tenemos una postura perfecta, las curvas de la columna vertebral nos ayudan a mantener el equilibrio. En Pilates se trabaja para desarrollar la musculatura de una manera que respalde la posición neutral de la columna vertebral.

Como se estructura nuestra columna vertebral

La columna vertebral humana se compone de 26 masas óseas individuales, 24 de ellas son huesos llamados vértebras. Las vértebras están apiladas una encima de la otra y forman la parte principal de la columna desde la base del cráneo hasta la pelvis.

En la base de la columna vertebral, hay una placa ósea llamada sacro que está compuesta de 5 vértebras fusionadas. El sacro conforma la parte posterior de la pelvis. En la parte inferior del sacro hay un pequeño conjunto de 4 vértebras parcialmente fusionadas, el coxis.

Las vértebras espinales están separadas entre sí por discos intervertebrales. Estos discos están hechos de fibras de colágeno y cartílago. Proporcionan a las vértebras amortiguación y absorción ante los impactos. Cada par de vértebras crea una unidad móvil. La médula espinal corre dentro del canal vertebral formado por las partes traseras de las vértebras. Treinta y un pares de nervios se ramifican desde la médula espinal a través de las vértebras, llevando mensajes entre el cerebro y cada parte del cuerpo.

El envejecimiento, las enfermedades, los accidentes y los desequilibrios musculares pueden causar compresión y adelgazamiento de los discos intervertebrales. Esto da lugar a presión sobre los nervios espinales y se desgasta en las vértebras óseas, lo que ocasiona problemas, dolores de espalda e incluso dolencias más graves.